…Of Madness

Nota: 7’5

Hoy toca hablar de Retrofaith; banda de Madrid formada en 2005, pero que comienza su verdadera actividad en 2010. Tras la salida de la demo Necrometal (2012) y el EP Crossing the Final Path (2013), nos traen su primer álbum; …Of Madness. Un disco que llama la atención desde el principio gracias a una espectacular portada, por la cual ya se puede percibir el aura del mismo. Incluso antes de que escuches una simple nota, ya te van avisando de que H.P. Lovecraft estará presente de alguna manera.

El disco comienza con Leviathan Comes, una intro sinfónica bastante larga que te transporta a otra dimensión. He de decir, que le encuentro un increíble parecido con la intro que abre el Extravasation de Аспид (ASPID). Aunque ésto no será lo único que me lleve a hablar de la escena thrasher rusa de finales de los ’80 y principios de los ’90 durante esta reseña. En cuanto Ares suelta el primer chorro de voz en The Dunwich Horror; ¡¡ZAS!! – es como si estuviera escuchando al vocalista de aquellos Мастер (MASTER) del Maniac Party o del Talk of the Devil. ¿No te lo crees? Hay pruebas que respaldan lo que digo:

…Of Madness, la canción que da nombre al disco, empieza como un obús. Pero ya les tienes calados y desde el primer momento te darás cuenta de que no estás escuchando una banda de thrash al uso. Retrofaith utilizan muchos matices. Tienen un estilo enrevesado, oscuro y tenebroso. Crean una atmósfera que te envuelve, como si estuvieras en lo más profundo del océano y no pudieras escapar hacia la superficie. Las tinieblas y la locura ya están aquí para quedarse.

Van mucho más allá del thrash metal, de hecho, se puede apreciar una increíble influencia death y atisbos de black. Nada que ver con el sonido alegre y vacilón que desprende a veces el thrash de la new wave. Como ellos mismo dicen, “tenemos fe en lo retro”; considerándose una banda actual de thrash old school que mama de un sinfín de géneros metálicos.

El disco va pasando y esa esencia te atrapa como una araña que te envuelve en su tela. Canciones como The Whisperer in Darkness y Riding a Broom son prueba de ello, con duros cabalgueos de púa y solos con una gran influencia arábiga. Sí, de esos solos que escuchas acompañados de opacas bases rítmicas y con los cuales parece que se abren las puertas del infierno ante ti. Pero de repente llega el que para mí es el mejor tema del disco; The Hounds of Tindalos. Aunque el inicio de la canción es caótico en exceso, lleno de blast-beasts y solos frenéticos, el transcurso de la canción es genial. Podrías dejarte el cuello en cualquier momento pero, ¡¡durante el estribillo te dejarás la garganta!!

The Shadow Over Innsmouth comienza tranquila, con arpegios en limpio y un solo en el que me hubiera gustado un poco más de melodía, como hacían Testament, Forbidden o Heathen. Tras ésto, comienza uno de los riffs de guitarra con más personalidad de todo el álbum. Además llega en el momento perfecto, cuando el disco ya ha pasado su ecuador y el cuerpo pide que las canciones que vengan a partir de ahora tengan un plus de carácter. Con He Lies Dreaming utilizan una receta parecida a la que comentaba con The Hounds of Tindalos; ese estribillo hace que se te remuevan las entrañas. Cabe decir que el comienzo de esta canción es mucho más pausado que el resto de los temas. Incluso podríamos decir que en este fragmento están rozando el Doom al estilo de Candlemass, pero luego cogen revoluciones de nuevo para así volver con su particular visión del thrash. Tampoco está de más señalar que la canción está dotada con buenos solos de guitarra, sin duda los que están compuestos con mejor gusto.

The Call empieza muy brutal. Concretamente con un “riffazo vuela sesos”. Es una lástima que el resto del tema no siga por esa línea y las líneas de guitarra queden más simplificadas. Joder, es que me mola mucho cuando van a toda hostia. No es un mal tema, para nada. Pero como comentaba anteriormente a estas alturas del plástico vienen bien temas que; o bien tienen mucha personalidad, o bien tienen que ser un trallazo infinito. Esta aventura ya se acaba y me sigue faltando un último coletazo.

Finalmente, The Music of Erich Zann da carpetazo al disco a modo de un largo y abstracto outro instrumental. Curiosa forma de terminar, pues así daba comienzo el disco de la mano de Leviathan Comes. Sin duda, Retrofaith están bien metidos en la literatura y el cine de terror, y de alguna forma obsesionados con H.P. Lovecraft. Tras escuchar el disco con atención, bien se podría decir que con …Of Madness intentan crear una banda sonora para los Mitos de Cthulu y adentrarse aún más, si cabe, en las pesadillas de su autor.

Quizá el único “pero” que puedo encontrarle a …Of Madness es la producción de las guitarras. A mi humilde juicio, les falta bastante fuelle y la ecualización elegida da una sensación de suciedad innecesaria en las partes en las que los riffs veloces deberían sonar totalmente cortantes. Dicho todo ésto, un merecido notable para Retrofaith en este álbum. La verdad es que tengo ganas de que vuelvan a las andadas con otro álbum dentro de poco y me pongan de nuevo la piel de gallina con su nebuloso thrash metal.

 

Reseña realizada por Rober Pardo Gómez

retrofaith of madness

Anuncios

Deja un comentario o déjanos dinero, pero deja algo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s