Automaton

Nota: 7

Cuando vi a Oppossed en su bolo en Mislata, junto a Slam Assault y Bastardos, no dudé en pedirles algo de material para reseñar. Dicho material es su único trabajo hasta el día de hoy (excluyendo demos), un EP titulado Automaton, que consta de 4 cortes. Este fue grabado y mezclado en 2013 en los Aggressive Studios de Barcelona. Además, todo el artwork del disco corre a cargo de Faust del Avid. 

Madman’s Solution empieza con unos midi del videojuego arcade Doom. Tras los escopetazos y los rugidos de los demonios, entra el riff principal. La batería y el bajo se limitan a marcar compás mientras avanza el tema. Poco tardan en entrar las voces, acompañadas de coros en los inicios de las estrofas, lo que añade un poco de potencia al conjunto. Poco hace falta escuchar para percatarse de que los catalanes persiguen la fórmula del thrash más old-school, con una evidente influencia de Megadeth, pese a que les falta un poco de potencia en el conjunto y quizá algo de variedad respecto a los cambios de tempo. El solo de guitarra tiene sus altibajos y está demasiado eclipsado por el resto del instrumental, lo que le resta mucho brillo.

El segundo asalto va de la mano de Piece of Gear con una intro que abre a un riffazo mucho más contundente. La batería se muestra más machacona y el bajo actúa acompañando a las guitarras, y es que la base rítmica se muestra más sólida que en el tema previo. En el 1:48, un cambio de tempo protagonizado por un riff cañero antecede a un breve solo que suena bastante mejor que el anterior. La voz de Aless suena más agresiva y todo, haciendo que esta pieza sea mejor que la primera en prácticamente todos los aspectos. Incluso se la juegan con un interludio en el cual las guitarras cobran todo el protagonismo, dándoselo luego a la batería que se marca un solo bastante básico. Un nuevo solo de seis cuerdas sirve para llegar al ecuador del álbum.

Point of no Return se atreve con un nuevo solo ya para abrir los primeros segundos. El bajo se deja escuchar durante un par de segundos, cediéndole de nuevo la batuta al riff, que es acompañado por la percusión poco más adelante. Los cambios de tempo que nos ofrecen son más acusados y eso le ofrece algo de innovación junto a un bajo que empieza a despuntar (aunque parejo al riff, con un sonido bastante feo). El patrón se repite con más solos, que en esta ocasión sí que suenan más incisivos y mejor colocados.

El cuarto y último corte lleva el nombre de Prypiat, como la ciudad fantasma ucraniana que fue víctima de la catástrofe nuclear de Chernóbil y cuya letra describe la desolación de la población tras el desastre. El sonido de un detector de radiación y unos vientos desérticos son los primeros sonidos del tema, hasta que la combinación de guitarras nos va poniendo a tono junto a una batería y un bajo que marcan un patrón básico de fondo. Hacia el minuto y medio, abren la veda y el reparto de sopapos. En esta ocasión, el patrón de los riffs es algo más pobre y los cambios de tempo, previsibles. A partir del tercer minuto, hay una sección interesante y diferente respecto a lo escuchado anteriormente: se sacrifica la velocidad y la complejidad técnica para dar con una especie de break, que luego culmina en un par de minutos de solos de guitarra que culminan la obra.

Como valoración general, destacar la energía de los componentes de la banda, especialmente por parte de las guitarras, que se llevan de calle todos los méritos de este álbum. La batería y el bajo, muy limitados, apenas captan la atención y su papel es secundario. Los patrones se repiten hasta la saciedad, haciendo que casi la totalidad del disco sea bastante previsible, aunque con varios momentos de brillo respecto a los riffs, los solos y los cambios de tempo. Como detalles a mejorar, diría que a la voz principal le falta garra, a la base rítmica, más contundencia y personalidad, y mejorar la producción para evitar que los solos de guitarra caigan en el ostracismo como pasa en algunas ocasiones, además de ese terrible sonido el bajo. Un aplauso para las guitarras, que dan lo mejor de este disco: su parte instrumental. Un 7 se lleva el Automaton de Oppossed.

Reseña realizada por Víctor Arqués Lázaro

Anuncios

Deja un comentario o déjanos dinero, pero deja algo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s