Tales of Carnage First Class

Nota: 7’5

Altar Of Sin lanzaban el primero de marzo del 2012 el que es su segundo larga duración hasta la fecha bajo el título de Tales of Carnage First Class, nombre que toman modificado respecto a la que fue su primera demo, Tales of Carnage (2004). Éste fue grabado en septiembre de 2011 en Fireworks Studios y lanzado por Xtreem Music. Muestra una gran portada que mezcla lo erótico y lo satánico, a cargo de la artista Irene Domínguez (Irene Namtaru) que ya nos va poniendo sobre el papel de lo que nos vamos a encontrar: Un thrash con gran influencia de géneros extremos, tanto de black y death como de grind.


El álbum abre con Master Satan, donde poco a poco se nos va entonando en la onda, que comienza sonando con unos compases de guitarra muy distorsionados que dejan paso a una batería que rompe de forma brutal para abrir al momento “caña”. A partir de ese momento se alternan unos riffs que rememoran a los más primitivos Sodom acompañados de la excelsa voz de Carlos, que se muestra diabólico tanto a las seis cuerdas como al micro. Echo en falta un bajo que pasa muy inadvertido a causa de la tremenda distorsión de las guitarras y la exhuberante potencia de la percusión. El título se desarrolla sin mayores cambios, dejando un solo de guitarra con poco brillo. Los últimos segundos segundos del tema cierran con un doble bombo que no deja de ametrallar, y así es como da comienzo Wrapped In a Black Cloak, que nos ofrece de primeras un riff algo más pausado, más pesadote que se repite para continuar con un segundo más enérgico y un tercero algo más speed. Tras esta potente continuación comienzan las letras y un nuevo riff con una esencia blacker que resulta tremebunda, y que combina posteriormente con un tapping y un solo mucho más destacable y virtuoso. Sin duda alguna, este tema ofrece todo el subidón que quizá le faltaba a Master Satan, donde también hay lugar para un par de cambios de ritmo que bajan las revoluciones de la canción, que se acaba haciendo muy corta.

Tales of Carnage comienza con un riff y una batería que rememoran las mejores etapas de Slayer y Venom, que conforme va avanzando desemboca en unos demoledores riffs y líneas de batería dignas del black más agudo. Sus influencias están claras, y es que hacia el minuto 1:30 de la canción, no pude evitar rememorar el Black Magic de Slayer (Show No Mercy, 1983) especialmente por el sonido de la guitarra. El tornado de metralla continúa arrasando, pasando por uno de los riffs que mejor me han parecido hasta ahora del álbum, hacia el 2:30 (también interesante el giro que da el tema).

Es al inicio de Hard & Extreme donde por primera vez escucho el bajo, que hasta ahora había acechado desde las sombras, y es que marca la intro con un punteo sin la presencia del resto de instrumentos. Esta intro da pie a la guitarra, que continúa la misma línea que había marcado éste. La canción se desarrolla sin mucha novedad hasta entrado el minuto 1, donde tras un cambio de ritmo, la guitarra cobra protagonismo con unas composiciones no muy complejas pero que resultan llamativas, las cuales incluyen un breve solo.

Voodoo Hell (Blessed By The Devil) pasa algo inadvertida a causa de la monotonía hasta el interludio del 1:10, que ofrece un soplo de aire fresco y melódico al álbum. Éstas guitarras limpias siguen comandadas por las potentes voces de Carlos y Goyo, el batería, y es que tampoco se corta a la hora de soltar guturales mientras machaca los parches. A partir de dicho momento se inicia una subida de intensidad progresiva del tema. Llegados a este punto puedo apreciar que el doble bombo de la batería quizá es demasiado repetitivo y hace que no se aprecie tanto como podría.

El comienzo de De Tribus Impostoribus es bastante llamativo, con unos cantos gregorianos y épicos. Quitando eso, la composición sigue los mismos pasos de las anteriores hasta ahora.

Les Demons, con solo 2:43 de duración, entra dando una patada en la puerta, con una sección rítmica interesante y unos riffs apabullantes.

Para cerrar el disco, los valencianos no se conforman con cualquier cosa. Into The Circle Pit es la más simple y atrevida forma de decir que nadie va a salir indemne tras escuchar su pieza. Aunque la letra peque de sencilla, no tiene más objetivo que instarnos a entrar al mosh para abrirnos la cabeza entre nosotros. Así pues, Into The Circle Pit es uno de los cortes más abrasivos y contundentes (aunque lineales) en general, con un estribillo con mucho gancho. Outro-Malignant Enclosure apaga finalmente la llama.

Buen trabajo de Altar Of Sin, que pese a que en directo no cumplan con todo lo que ofrecen en estudio (ya que la producción les permite sonar todo lo potentes y oscuros que no pueden hacer en vivo, cuyo resultado es un torbellino de distorsión y decibelios sin mucho más), están dispuestos a brindarnos una buena media hora del thrash más macabro. Como puntos a mejorar a mi parecer, quizá un bajo con más protagonismo y algún corte que marque la diferencia y resulte realmente destacable. Un 7’5 para Tales of Carnage First Class, y que no decaiga.

Reseña realizada por Víctor Arqués Lázaro

Anuncios

Deja un comentario o déjanos dinero, pero deja algo

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s